Consejos nutricionales para tratar y prevenir la piel seca

La piel seca agradece recibir una dieta equilibrada. Los alimentos que contienen betacaroteno, zinc y vitamina H, también conocida como la "vitamina de la piel", así como los ácidos grasos omega-3 y omega-6 fortalecen la barrera lipídica de nuestra piel desde el interior. Beber mucha agua también incrementa las reservas de hidratación naturales de la piel.

"Lo que no le gusta a la piel es el exceso de sal, café y alcohol. Beber suficiente agua es muy importante, pero no es suficiente"

¿Qué alimentos debemos introducir en nuestra dieta en el caso de piel seca o muy seca?

  1.  Antes que nada: ¡Beber mucha agua! Más del 70% de nuestro cuerpo se compone de agua, incluida nuestra piel, que es el órgano más extenso. Para que nuestro metabolismo funcione adecuadamente, necesita un suministro suficiente de líquidos, entre dos y tres litros de agua por día. La piel especialmente seca puede beneficiarse de esto.

 

  1.  ¿Grasas? ¡Absolutamente, pero las adecuadas! Los ácidos grasos omega-3 no saturados en pescados grasos como el salmón, así como en semillas de ortiga, semillas de chía y aceite de linaza pueden llenar las reservas de lípidos de tu piel desde el interior y estabilizar su barrera protectora natural.

 

  1. Frutas y verduras de color anaranjado:  El color brillante de los alimentos como los albaricoques, el espino amarillo, las zanahorias y los pimientos amarillos y rojos indican sus altos niveles de betacaroteno, un precursor de la vitamina A. Como antioxidante, el betacaroteno es eficaz en la prevención de la piel seca y envejecida.

 

  1.  Alimentos frescos ricos en biotina: La biotina, también conocida como vitamina B7 o simplemente vitamina H, se considera la vitamina de la piel por excelencia. Buenas fuentes son la yema de huevo, los copos de avena, el salmón y arenque, los tomates y espinacas, los productos lácteos, los plátanos y nueces... Las nueces y las semillas en general también son ricos en vitamina E, que además son compatibles con la capa de lípidos de la piel y asegura una mejor hidratación.

 

  1. Alimentos con zinc: La piel seca y agrietada que se siente tensa o con picor y rojeces puede indicar una deficiencia del elemento zinc. Se puede encontrar ayuda en los brotes de centeno y trigo, las semillas de calabaza y girasol, los quesos duros, el pescado y la carne, así como copos de avena y las lentejas.

 

  1.  Alimentos que debes evitar: En el caso de la piel seca, es mejor evitar todo lo que drene la humedad del cuerpo, como el alcohol, la cafeína, la teína, y el exceso de sal. Las grasas saturadas en alimentos fritos y horneados pueden estrechar las venas y así obstaculizar la circulación sanguínea en las capas más profundas de la piel.
Nuestra crema reparadora para pieles muy secas, agrietadas y dañadas.