Ratania

Arequipa, Perú

Obtenida de forma sostenible de los Andes y usada para el cuidado dental

La ratania es un discreto arbusto que crece en terrenos áridos próximos a la ciudad de Arequipa, en Perú. Gracias a su extendido sistema de raíces ramificadas, es capaz de soportar la erosión del suelo montañoso, fino y seco. La planta desempeña un papel fundamental en nuestro cuidado dental desde hace más de 50 años y se cosecha de manera sostenible en su forma silvestre. 

 

Actualmente, la demanda de ratania se ha incrementado tanto que podría estar en peligro de extinción. En el mercado mundial se utilizan al menos 70.000 especies de plantas, con una cosecha de medio millón de toneladas de plantas medicinales al año. Según datos oficiales, Perú exporta alrededor de 40 toneladas de ratania al año, siendo una de ellas para el Grupo Weleda. 

 

Parte de nuestra misión radica en garantizar la obtención permanente de nuestra materia prima sin poner en peligro la evolución y desarrollo de la misma. Por ello, y con la ayuda de organismos públicos y privados, nos preocupamos, en un primer momento en intentar cultivar de manera independiente esta planta.

 

No obstante, debido a las particularidades intrínsecas de la Ratania, vimos que resultaba imposible por los siguientes motivos: Por una parte, la ratania solo puede crecer en simbiosis con varias plantas huésped de las que extrae agua y sales alimenticias. Esto supondría tener que sembrar varias plantas adicionales. Por otro lado, la Ratania crece de manera extremadamente lenta. Tienen que transcurrir entre 7 y 15 años para que esté lista para ser recolectada. 

Un refugio para plantas silvestres

Tras los resultados obtenidos, logramaos crear, en colaboración con el Instituto Nacional de Recursos Naturales de Perú (INRENA) y la sociedad alemana GIZ, una reserva natural de aproximadamente 2.000 hectáreas de superficie en la región de Arequipa, Perú, en la que investigamos la regeneración natural y la cantidad de Ratania que volvía a crecer en un año. La zona de recolección se dividió en cinco sectores, en cada uno de los cuales se puede recolectar una de cada cinco plantas junto con su raíz. Al mismo tiempo, los recolectores deben echar semillas de ratania a la tierra en el lugar del que se ha extraído la planta. De este modo, aseguramos la regeneración continua de plantas jóvenes. Se ha demostrado que utilizando este método de repoblación natural específica están asegurada la supervivencia de la planta como la cosecha de manera ecológica.

 

Ya han pasado más de 10 años desde que Weleda comenzó su andadura en la región de Arequipa, de la mano de colaboradores alemanes y peruanos. Año tras año, los recolectores cosechan una tonelada de raíces secas que son transportadas a Europa para ser transformadas en extractos. Formar parte de la cadena que impide la extinción de determinadas plantas nos hace sentir orgullosos día a día. Del mismo modo que nos enorgullece tratar con recolectores de manera justa y transparente. Todos los recolectores reciben un sueldo fijo previamente establecido que les garantiza unos ingresos adicionales significativos. Al mismo tiempo, en Weleda nos aseguramos un abastecimiento transparente, sostenible y seguro.

 

El proyecto impulsado por Weleda en la región de Arequipa ha servido como modelo a seguir en un futuro no muy lejano. El Instituto Peruano de Recursos Naturales tiene la intención de convertir en obligatorio para todas las empresas que quieran exportar la ratania de Perú el método de recolección sostenible impulsado por Weleda. Un modelo que podría aplicarse también a otras plantas medicinales, suponiendo un paso grande para construir el camino que permite asegurar la biodiversidad de manera sostenible.

Un santuario para las plantas silvestres.

Con esta cooperación fue posible crear un santuario de 2,000 hectáreas en la región de Arequipa para la recolección sostenible de plantas silvestres. Se creó un inventario de plantas utilizando tres parcelas de muestra, con el fin de explorar intensivamente la regeneración natural y los patrones de crecimiento anual de Ratanhia. Los hallazgos de estos estudios ayudaron a sentar las bases de una estrategia de recolección sostenible. Inicialmente, solo se recolectaban partes de la raíz, pero los investigadores y los compradores de las plantas de Weleda desarrollaron gradualmente un método muy simple: el área de recolección se dividía en cinco sectores, en cada uno de los cuales cada quinta planta podía cosecharse con sus raíces. A medida que cosechan, los recolectores también plantan semillas de ratanhia en la tierra perturbada para asegurar el continuo crecimiento de las plántulas. La observación y el análisis a largo plazo nos muestran que esta regeneración natural dirigida de la población de plantas funciona bien y protege el futuro de la planta.
 
Este proyecto en el que Weleda ha colaborado durante casi 10 años con sus socios alemanes y peruanos asegura la ratana que es tan importante para los productos de cuidado dental de Weleda. Una tonelada de raíces secas se cosecha anualmente en la provincia de Chuquibamba. La ratanhia se recopila de acuerdo con conceptos colectivos sostenibles y se procesa en Europa. Los recolectores reciben un salario justo y acordado, lo que les asegura un ingreso adicional importante. Weleda obtiene un suministro transparente, sostenible y seguro, y la empresa puede utilizar este valioso conocimiento para apoyar el desarrollo de otros proyectos de recolección silvestre.
 
El esfuerzo que realizamos y el apoyo de nuestros socios no han pasado desapercibidos. Las autoridades de conservación peruanas tienen la intención de convertir "el método de recolección sostenible" en una ley para todas las empresas que desean exportar ratanhia. Esto significa que solo aquellos que recolectan ratanhia de forma sostenible también pueden exportar desde Perú. En un futuro cercano, esta estrategia también podría aplicarse a otras plantas medicinales, lo que sería un paso importante hacia la biodiversidad sostenible.

Ingrediente

Extracto de ratania

Krameria Triandra Root Extract

El extracto de ratania, de color marrón oscuro, contiene varios taninos con efecto astringente para la mucosa oral. Por eso, es un ingrediente especialmente adecuado para la boca y los productos del cuidado dental.