Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información a pie de página en el enlace "Política de Cookies”.

 


WELEDA S.A.U.

Calle Manuel Tovar 3, 2º
28034 Madrid
España


Caléndula

La favorita en el jardín con propiedades curativas, antiinflamatorias y regeneradoras.

La Caléndula es una de las plantas más eficaces y versátiles en el campo de la dermatología, por eso llevamos cultivándola en nuestro jardín botánico desde hace más de 80 años.

Calendula flowers close up

Conocida desde la antigüedad, la también llamada “Merygold” no ha sido sólo popular como planta medicinal. La radiante y soleada flor de color naranja era una planta ornamental muy común entre los griegos y romanos, indios y árabes. Y su tintura, de color dorado, se utilizaba durante mucho tiempo para telas, alimentos y cosméticos. A Europa llegó a finales de la Edad Media.

Calendula flowers shot from below

Absorbiendo energía del sol

El aspecto de la Caléndula es delicado, femenino e ingenuo y contrasta con su propia naturaleza. Es una planta con una fortaleza deslumbrante, capaz de sobrevivir a fuertes heladas como de resistir a los rayos del más bravo sol, ya que sus raíces proliferan rápidamente en la tierra absorbiendo vitaminas y proteínas. 

 

Crece en tierras que se pueden situar hasta los 1.000 metros por encima del nivel del mar, siendo su periodo de florecimiento desde junio hasta octubre.

 

Posee la particularidad de mantener el agua en su ancho tallo permitiendo, de este modo, la proliferación y nutrición de sus frondosas y fuertes hojas que llegan a alcanzar hasta 13 cm de largo. De hecho, sus hojas son la parte más llamativa donde radica además su máximo poder, un elixir rico en vitaminas y minerales que le hace merecedora del cuidado y protección de las pieles más delicadas y sensibles.

Wet calendula blossom in the morning

Poder regenerador para el desarrollo de piel sana

Las sustancias activas de la Caléndula reducen la inflamación y fomentan la formación de nuevos tejidos mientras los carotenos, flavonoides y aceites esenciales fortalecen la piel contra agresiones externas. Por sus propiedades regeneradoras, calmantes y protectoras, es una planta especialmente valiosa para la delicada piel de los bebés. Su piel, cinco veces más fina que la de un adulto, forma una barrera protectora con depósitos de grasa que mantienen la piel caliente y garantizan un buen funcionamiento de los órganos. Pero esta piel tan joven no es capaz aún de adaptarse a los cambios bruscos de temperatura. La caléndula ayuda a complementar la acción celular de la piel y reforzar la resistencia de los tejidos de manera duradera para que pueda desarrollar su papel protector. La estructura de estos lípidos es muy similar a la del manto hidrolipídico de la piel, por eso se absorben con facilidad y no obstruyen los poros, dejando que la piel respire, y que los nutrientes penetren.

Cuidado facial diario que protege e hidrata cara, manos y cuerpo del bebé.
Protege contra la irritación y alivia la piel enrojecida desde el primer día.
Prepara tu cuerpo para el parto, dejando la piel más flexible.
Suave leche corporal que hidrata y calma la delicada piel del bebé.
Limpieza extra suave para cabello y piel. Sin jabón.
Crema protectora para todo tipo de pieles, incluso las pieles sensibles.
Pasta dentífrica sin mentol, con extractos de plantas medicinales y minerales.
Limpieza suave para pieles sensibles.
Cuidado protector para pieles sensibles.