Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información a pie de página en el enlace "Política de Cookies”.

 


WELEDA S.A.U.

Calle Manuel Tovar 3, 2º
28034 Madrid
España


Tuscany, Italia

Espino Amarillo

Bayas rebostantes de luz y vitamina C

El espino amarillo es una planta silvestre procente de Asia Central. A lo largo de los milenios se ha expandido de forma natural a través de los Alpes desde la Europa Central hasta las costas del Mar del Norte y el Mar Báltico. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los científicos buscaban fuentes naturales de vitamina C, descubrieron el espino amarillo en Suiza y decidieron aprovechar el potencial de la planta. En Weleda, llevamos más de 70 años utilizando su alta concentración en vitaminas para nuestros productos como el zumo de espino amarillo. Más recientemente, Weleda hemos descubierto este valioso ingrediente para el cuidado de la piel.

Variedades más puras

Durante las últimas dos décadas, las bayas se han obtenido de plantas silvestres en zonas controladas de los Alpes. En la actualidad, las mejores variedades de espino amarillo crecen en un área de aproximadamente 100 hectáreas en San Mario, aportando una cosecha anual de 200 toneladas de bayas frescas cultivadas de forma orgánica. La empresa familiar Künzi & Röthlisberger prensa casi 100 toneladas de zumo fresco de estas bayas, en una estrecha relación de colaboración con Weleda que se mantiene desde hace más de diez años.

 

Kurt Künzi, dedicado al cultivo tradicional de plantas vegetales, comenzó a experimentar con una variedad de espino amarillo procedente de los Alpes, a finales de los años 80. Seleccionar y cultivar las variedades más apropiadas es un proceso complejo que requiere tiempo y paciencia. Los agricultores aumentan la cantidad de plantas tomando cortes de pequeñas ramas de seleccionadas plantas madre y cultivándolos en una mezcla especial de abono y tierra.

 

Con el tiempo, Kurt trasladó su explotación agrícola biodinámica a San Mario, en la Toscana, cerca de la ciudad bañada por el sol de Pisa. La Toscana ha sido portagonista de múltiples escenas donde la calidez, la vitalidad y la naturaleza han cobrado especial relevancia. El Espino Amarillo, se caracteriza por ser un arbusto para cuyo desarrollo necesita gran cantidad de luz solar y las condiciones del cultivo son ideales en ese lugar: la tierra está alimentada con compost y las horas de sol son mayores incluso que en los valles alpinos del sur. Pero tienen que transcurrir entre 4 a 5 años hasta que se pueda realizar el análisis que va a confirmar si las bayas proporcionan un zumo con una composición y calidad lo suficientemente buenas.

Kurt Künzi y su equipo cultivan en la actualidad más de cinco variedades de espino amarillo. Al igual que pasa con el vino, se debe prestar atención al aroma, la acidez y a la mezcla correcta de diferentes variedades en el zumo. Para los productos que se toman por dentro como los zumos, hay variedades con un contenido rico en vitaminas y oligoelementos. Otras variedades se prestan mejor para la elaboración de nuestros productos cosméticos, ya que cuentan con un mayor contenido de aceite en la pulpa y por tanto son particularmente valiosas para el cuidado reconstituyente de la piel.

 

Para Kurt Künzi y sus cuatro empleados, la sostenibilidad impregna todo cuanto hacen en San Mario. Comienza con la selección de las plantas, continúa en los campos biodinámicos e incluye el uso de procesos para ahorrar energía, la gestión inteligente del compost y preparados de hierbas y minerales para favorecer la vitalidad del suelo. De esta forma, el estado de las plantas sigue siendo saludable y no tienden a padecer plagas y enfermedades. La gestión de San Mario cumple también los criterios ecológicos que Weleda aplica. 

 

La recolección tiene lugar en los campos cortando manualmente las ramas, lo más eficaz para las bayas que crecen cerca de las ramas de la planta. Para el resto, una trilladora especialmente diseñada, llamada el “camaleón del espino amarillo”, separa las bayas de las ramas. Se almacenan en cámaras frigoríficas, se etiquetan por variedades y se prensan convirtiéndolas en zumo para Weleda, clasificado en pequeños lotes. El zumo se pasteuriza ligeramente y se embala en envases herméticos, mientras que otro paso del proceso se encarga de recoger las semillas de espino amarillo y los aceites del zumo.

Cada año, una planta silvestre

La planta del espino amarillo silvestre alberga un importante aspecto de la filosofía de la agricultura biodinámica y la sostenibilidad para Weleda. Las plantas medicinales y agrícolas que podían recolectarse en su entorno silvestre, se cultivan cada vez más, en parte debido a la desaparición de su hábitat a causa de la construcción y también debido a la reducción de las especies como resultado de la agricultura intensiva. Weleda se ha marcado el objetivo corporativo de comenzar a cultivar una planta silvestre cada año, a veces en cooperación con investigadores y cultivadores colaboradores, pero también en nuestro propio huerto de plantas medicinales con una gran diversidad biológica. De esta manera, se puede garantizar la supervivencia de tipos de plantas en peligro, y por tanto la obtención materias primas esenciales que necesitamos para nuestros tan apreciados productos.

Ingredient

Aceite de espino amarillo

Hippophae Rhamnoides Oil

El aceite de espino amarillo, de color naranja-amarillo a rojo, es un aceite especialmente valioso para la piel gracias a su alto contenido en ácidos grasos insaturados, vitamina E y carotenoides. Antioxidante, regenera la piel y le proporciona un cuidado intensivo.