Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información a pie de página en el enlace "Política de Cookies”.

 


WELEDA S.A.U.

Calle Manuel Tovar 3, 2º
28034 Madrid
España


Atlas Mountains, Marruecos

Iris

Un equilibro excepcional entre humedad y sequía

El iris — también conocido como lirio — recibe su nombre de Iris, la diosa griega del arco iris, portadora del agua y mensajera de los dioses. Los colores arco iris de estas sorprendentes flores y la capacidad de esta planta para almacenar agua durante largos períodos de tiempo en sus carnosas raíces confirman su conexión con su homónima mitológica.

 

Los extractos de raíz de iris son ingredientes que llevan formando parte de nuestros cosméticos desde hace mucho tiempo, ayudando a mantener en equilibrio el nivel de hidratación de la piel y proporcionando un aceite esencial de gran valor. El iris se desarrolla en regiones inaccesibles de las montañas del Atlas de Marruecos, donde la estrecha cooperación entre Weleda y nuestras empresas colaboradoras francesas garantiza ingresos estables a alrededor de 300 familias de agricultores.

Los agricultores trabajan en 20 kilómetros cuadrados de tierra, compuesta por pequeños campos pedregosos con unas dimensiones entre 400 y 600 metros cuadrados. En estos campos dispuestos en terrazas, recuperados de la montaña con ímprobos esfuerzos, los agricultores cultivan lino, lentejas y algunas cebollas, además de otras verduras. El cultivo orgánico de las raíces del iris complementa de forma ideal los cultivos tradicionales y aporta ingresos periódicos a los agricultores, los cuales se han unido en una cooperativa. En la cosecha, que realiza cada una de las 300 familias en primavera, se obtienen hasta 400 kilogramos de rizomas de iris fresco, ricos en aceites esenciales de gran valor y muy demandados para la producción de cosméticos y fragancias naturales.

Agricultura a pequeña escala

Incluso en la actualidad, un alto porcentaje de la población rural de Marruecos se basa en la agricultura a pequeña escala como principal fuente de ingresos. La cosecha puede suponer hasta el 50 por ciento de los ingresos de algunas familias, algo que solo es posible cuando se establecen relaciones de colaboración sostenibles, como las mantenidas entre Weleda y los agricultores que cultivan de forma orgánica el Iris germanica en la región de Tirdouime de la Cordillera del Atlas. El clima de la cordillera del Atlas — con una altura por encima de los 1.600 metros de sobre el nivel del mar — es frío en invierno y muy cálido en verano, con aire tenue y seco y una tierra de mala calidad. Prácticamente todos los trabajos que se realizan en los campos, desde la plantación hasta la cosecha, se llevan a cabo a mano, quizás con la única ayuda de una mula. En estos pequeños asentamientos la maquinaria resultaría demasiado cara y su uso poco práctico. 

Secado al aire montañoso

Antes de que se pueda extraer el aceite esencial, toda la cosecha — cientos de miles de raíces del iris del tamaño de una patata — se pelan a mano y se dejan secar al sol y aire montañoso. Este proceso puede durar hasta una semana, tiempo durante el cual las raíces pierden en torno a un 80 por ciento de su peso. Únicamente las raíces secas y duras se transportan al valle, a lomos de las mulas para su posterior procesado en el tan preciado aceite. El establecimiento de cooperativas de pequeños agricultores, inspeccionadas periódicamente por Weleda y nuestras empresas colaboradoras francesas, ha impulsado la actividad económica local, un aumento sostenible de los ingresos de los pequeños agricultores y la mejora de las condiciones generales de vida.

Ingredient

Extracto de raíz de iris

Iris Germanica Root Extract

El extracto de raíz de iris consiste principalmente de almidón y contiene sustancias mucilaginosas, taninos y aceite esencial, responsable de su aroma. Regulan el nivel de hidratación en la piel.