Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información a pie de página en el enlace "Política de Cookies”.

 


WELEDA S.A.U.

Calle Manuel Tovar 3, 2º
28034 Madrid
España


Desde 1921

Weleda – una compañía inspirada en la antroposofía.

Todo comenzó con un hospital y un laboratorio farmacéutico fundados por una doctora holandesa, un filósofo austríaco y un químico y farmacéutico de Múnich. En la actualidad, Weleda se ha convertido en el fabricante líder mundial de cosméticos y medicamentos holísticos, naturales y bio. Nuestro lema «en armonía con el ser humano y la naturaleza» es más que un eslogan, se trata de un sistema genuino para comprender lo que se ha venido aplicando desde nuestros orígenes. 

Pharmaceutical laboratory of Oskar Schmiedel - Arlesheim, Switzerland

Como empezó

En torno a 1920, tres pioneros intelectuales comenzaron a dar forma a ideas nuevas que se estaban desarrollando en el extranjero, como líneas dispares de la actividad docente e investigadora antroposófica. En 1921, la doctora Ita Wegman (1876-1943) inauguró el Instituto Clínico y Terapéutico en Alersheim en Suiza, un hospital en el que puso en práctica la medicina antroposófica en pacientes enfermos.

En este mismo año, los laboratorios Weleda nacen en Suiza (Arlesheim) y Alemania (Schwäbisch Gmünd). El químico de origen vienés, Oskar Schmiedel (1887-1959) ya había colaborado con la doctora Wegman y el doctor Rudolf Steiner (1861-1925) durante sus estudios de química en la Universidad de Múnich y, juntos desarrollan el primer fármaco cuyo concepto se basa en la filosofía de los productos Weleda: la medicina debe promover la salud y traer importantes impulsos para la curación del cuerpo.

Los primeros productos de la idea revolucionaria

1920 - 1923

Durante estos años, estos tres pioneros desarrollaron los primeros medicamentos aplicando un concepto que ha conformado la filosofía de los productos de Weleda hasta la actualidad: la medicina debe impulsar y fortalecer la capacidad que tiene el cuerpo para repararse y recuperarse por sí mismo. Debe favorecer y estimular la salud.

Desde 1921

A partir de este momento, el objetivo principal era la producción de medicamentos y de cosméticos naturales con una visión holística de los seres humanos, la sociedad y la naturaleza. En el plazo de un año, la gama de productos de Weleda ascendió a un total de 120 productos distintos.

Para el año 1924, ya existía una demanda mundial de medicamentos y de cosméticos naturales, motivo por el cual se fundaron diversas filiales de Weleda. La primera filial se fundó en Francia en 1924, a continuación, la de los Países Bajos y Gran Bretaña en el año 1925 y tras estas, al año siguiente se abrieron las de Austria y Checoslovaquia. En el año 1931, se unió a la familia la filial de los Estados Unidos.


Introducción del nombre “Weleda”

Weleda employees in Saint Louis, France

En el año 1928, la sociedad adoptó la denominación de Weleda, que proviene del profeta alemán Veleda. Rudolf Steiner diseñó personalmente el logotipo, que se sigue utilizando en la actualidad. La vara y la serpiente de Esculapio, que son el símbolo de la medicina y representan la curación. A su alrededor un diseño que encarna el gesto de dar y recibir y simboliza el enfoque médico y social de Weleda. 

Desarrollo de productos clásicos

First Welda products (Everon)

A finales de la década, Weleda daba empleo a doce personas en la sede de la sociedad ubicada en Schwäbisch Gmünd. Durante su primera década, se desarrollaron los productos clásicos, que siguen siendo aún populares entre los clientes actuales de Weleda como el Aceite Capilar Acondicionador (1922), el Aceite para Masaje con Árnica (1926) y el Skin Food, nuestra crema reparadora intensiva (1927).

 

A comienzos de 1932, Weleda ofreció a sus clientes una publicación periódica llamada Weleda Nachrichten, que es hoy en día la Revista de Weleda. A pesar de su prohibición durante la guerra, en la actualidad tiene una tirada de medio millón de ejemplares. 


1933 - 1976

Como sociedad suiza, Weleda sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial relativamente indemne. La gama de productos se amplió durante los años 50 y 60, en la época del auge económico europeo. Así, surgieron nuevos productos que hoy son unos clásicos, como la Crema de Afeitar (1960), el Baño Relajante de Lavanda (1961) y el Bálsamo para Pies (1962). Con el lanzamiento del Aceite para Bebés de Caléndula en 1960, se establecieron las bases de la exitosa gama de productos de cuidado del bebé, basados en la caléndula cultivada de forma biodinámica. 

Weleda en todo el mundo

Old Weleda site in Schwäbisch Gmünd, Germany

En el año 1952, se amplió Weleda Francia con una nueva planta de producción en St. Louis, Alsacia. Además, se abrieron nuevas filiales en Italia (1953), Nueva Zelanda (1955), Suecia (1956), Brasil (1959) y Argentina (1965). 

Weleda facitilies in Schwäbisch Gmünd

1977 - 2004

En 1992, Weleda estaba presente en 30 países con una gran selección de más de 10.000 productos. Los consumidores estaban cada vez más preocupados por los aspectos medioambientales y así la demanda de cosméticos naturales fue aumentando, lo que dio lugar a la revisión de antiguas recetas de productos y a la creación de nuevas.

 

Se fundaron otras filiales internacionales en los años 90 y 2000: Weleda España en 1991, Weleda Chile en 1992, Weleda Perú en 1993, Weleda Japón en 1999, Weleda Eslovaquia en 2000 y Weleda Finlandia en 2004. 

Aún pionero

Facilities at Weleda

2006 - hoy en día

En el año 2006, Weleda Francia abrió Espace Weleda, un exclusivo Spa con tratamientos de bienestar y una tienda.  

 

En el año 2007, Weleda y otros fabricantes líderes de cosméticos naturales crearon la iniciativa sin ánimo de lucro NaTrue, que establece unas directrices internacionales claras sobre el uso del término “cosméticos naturales” y garantiza la transparencia de cara al consumidor mediante la emisión del certificado NaTrue. 

 

En el año 2011, Weleda celebró su 90 aniversario de crecimiento y sostenibilidad. Somos uno de los proveedores más conocidos de medicamentos antroposóficos y el principal proveedor de cosméticos naturales. En la actualidad, Weleda cuenta con aproximadamente 2.000 trabajadores a jornada completa en todo el mundo, de los cuales el 70% son mujeres. Además, Weleda coopera con numerosas empresas y colaboradores en ámbitos como la investigación, venta al por menor y el cultivo de materias primas.

Haciendo historia teniendo nuestro legado presente

A lo largo de su historia, Weleda ha seguido evolucionando gracias a la ayuda y al trabajo en equipo de personas comprometidas por todo el mundo. Mediante el desarrollo de otras empresas nacionales, ha ido surgiendo otro tipo de globalización. Así en numerosos países en los que actualmente opera la sociedad, el hecho de que pacientes, médicos y farmacéuticos demandasen medicamentos antroposóficos y cosméticos naturales sirvió como impulso para su establecimiento en ellos.

 

Weleda siempre ha sido fiel a sí misma, sus fundadores y sus valores. Como marca comercial internacional, Weleda ha trabajado a nivel social, medioambiental y económico bajo los mismos principios desde su fundación en el año 1921, con el objetivo de curar y cuidar el cuerpo. 


Una historia de éxito gracias a arraigados principios

Desde nuestros orígenes, contamos con pilares básicos derivados de la idea fundacional de nuestra compañía, que se centra en el apoyo a los seres humanos.

Quiénes somos

El equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu revela tu belleza natural

Nuestra misión es estimular al mismo tiempo cuerpo, mente y espíritu para que tú puedas disfrutar de tu propia vitalidad y belleza interior.

Belleza natural

Un modelo médico integrado

En Weleda, apostamos por el enfoque holístico en la terapia médica, inspirado por la medicina antroposófica, fundada a comienzos de los años 20 por el filósofo Rudolf Steiner y la doctora Ita Wegman.

Salud holística

Nuestro triple compromiso con la sostenibilidad

En Weleda construimos una economía ética que genere, y no reste, valor, haciendo cuanto esté en nuestras manos para satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer las necesidades del futuro.

Sostenibilidad