Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información a pie de página en el enlace "Política de Cookies”.

 


WELEDA S.A.U.

Calle Manuel Tovar 3, 2º
28034 Madrid
España
09:30-14:00 / 15:00-18:30


La hora del baño y el masaje

Diversión y caricias con tu bebé

Baby enjoying bath - Weleda

Los primeros baños

Los bebés están acostumbrados al agua tras haber pasado 9 meses en el útero materno, por eso les encanta la hora del baño. Una temperatura del agua de 37 °C es ideal y permitirá que tu bebé se relaje.

Para evitar irritaciones y proteger la piel del bebé del desecamiento, recomendamos utilizar productos que contengan aceites naturales y sean compatibles con nuestro organismo.

El Baño de Crema de Caléndula Weleda es el  producto idóneo para el baño del bebé desde el primer día: tu bebé disfruta de sus primeros baños mientras que los más suaves ingredientes cuidan de su piel, es tan suave que convierte el agua en crema y sin necesidad de aclarado.

La combinación del aceite de sésamo de calidad biológica con el de aceite de almendra dulce, nutre y suaviza la piel, previniendo la sequedad. El suave aroma complace al bebé y sus papás. No hace espuma para evitar que se reseque la piel.

Baby after bath - Weleda

La conexión perfecta con tu bebé, el masaje.

Como es natural, los bebés despiertan ternura y ganas de hacerles caricias. Este contacto cariñoso favorece su crecimiento y desarrollo.

 El tacto suave de tu piel, combinado con el contacto visual, el sonido de tu voz, así como tu calor y tu lenguaje corporal, refuerzan el vínculo entre tú y tu bebé; haciendo que se sienta seguro y bienvenido en un mundo todavía nuevo y abrumador.

Además el contacto a través de la piel influye en la salud y el bienestar de tu bebé.

Diversos estudios avalados por la Agencia Española de Masaje Infantil, han mostrado que el masaje y las caricias contribuyen a un desarrollo sano de tu bebé, haciendo que crezca más rápido y que pese más.

El masaje además estimula la coordinación y la flexibilidad de sus músculos, activa su metabolismo y ayuda a relajarse.

Consejos para un masaje relajante:

  • Elige un sitio tranquilo. Asegúrate de que tienes todo a mano para no tener que interrumpir el masaje.
  • Tómate tiempo para concentrarte completamente en tu bebé.
  • Cubre las partes del cuerpo del bebé que no estés masajeando, para evitar que se enfríe.
  • Háblale suavemente, pero no constantemente; él también disfruta la paz y la tranquilidad durante el masaje.
  • Precalienta unas gotas de Aceite de Caléndula, frotándolo en las palmas de tus manos. El Aceite de Caléndula envuelve al bebé en una capa protectora que ayuda a mantener su temperatura corporal y refuerza las funciones protectoras naturales de la piel.
  • Empieza con caricias suaves pero firmes, para que tu bebé no sienta cosquillas que le irriten y se acostumbre al movimiento de tus manos sobre su piel.
  • Se puede realizar el masaje a partir de la primera semana. Al principio debe durar sólo algunos minutos, y hasta 20 minutos como máximo.
Mum massaging baby's tummy - Weleda

El masaje abdominal

El motivo principal para acudir a la consulta del pediatra durante los primeros meses de vida del lactante son los cólicos. Uno de cada cuatro bebés sufre de estos episodios, que aunque se trata de una molestia pasajera – se habla de los “cólicos de los tres meses” - pueden afectar bastante al bienestar del bebé y por los llantos prolongados también a la paciencia de sus padres. A los tres meses suelen desaparecer por sí  mismos.

Como el sistema digestivo del bebé es todavía inmaduro, los cólicos pueden tener distintos motivos, entre otros puede ser que traguen mucho aire a la hora de beber y el mismo llanto agrava el problema ya que cuanto más lloran más aire tragan. Se trata siempre de gases y los mejores resultados se consiguen mediante un masaje en el abdomen del bebé.

La Asociación Española de Pediatría recomienda realizar masajes abdominales para favorecer la expulsión de gases una o dos veces por día. Según sus consejos, para prevenir episodios de dolor abdominal, es recomendable convertir el masaje en una rutina y no esperar a que el bebé llore.

Alivia los “cólicos del lactante”, favoreciendo la expulsión de gases.

Consejo de uso

Según la Asociación Española de Pediatría, para prevenir episodios de dolor abdominal, es recomendable convertir el masaje en una rutina y no esperar a que el bebé llore.

Descubre cómo realizar el masaje