vida en pareja
bebé

Convertirse en padres y seguir siendo una pareja feliz

Es importante pasar tiempo juntos

pareja

En medio del trajín cotidiano con un niño pequeño no siempre resulta fácil satisfacer las necesidades de la pareja de enamorados que aún seguís siendo, aunque os hayáis convertido en padres. Pero no debéis olvidaros de reservar deliberadamente un tiempo para vosotros de vez en cuando.

Planificar una cita

Es muy improbable que surja tiempo para estar juntos a solas si no se planifica antes. Por lo menos no mientras vuestro hijo todavía sea bastante pequeño. Así que la mayoría de los padres tienen que hacer planes concretos y organizar citas si desean pasar tiempo los dos solos. Para que esos momentos discurran realmente de forma relajada es importante que sepáis que vuestro hijo está en buenas manos. Buscar de repente una canguro no es la mejor opción, el pequeño debe conocer ya a su baby-sitter, debe ser para él una persona de referencia cariñosa en la que confíe por completo. Por tanto, los primeros encuentros deben transcurrir necesariamente en vuestra presencia, la separación sólo debe producirse cuando vuestro hijo se sienta seguro y a gusto. Pero establecer esa relación a veces lleva algo más de tiempo, dependiendo de la fase de desarrollo en que se encuentre el niño. Así que no planifiques de inmediato un fin de semana para los dos, sino que empieza por planes se puedan cancelar a corto plazo si es necesario. Hablad sobre lo que es factible hacer como pareja, pero teniendo en cuenta también a vuestro hijo. No existen soluciones universales y en este contexto cada niño reacciona de forma diferente.

“No dejéis de haceros cumplidos. Aprovechad los pequeños momentos de pausa para estar juntos. Volved a encontrar esos momentos íntimos como pareja que tan valiosos son y que no queréis perder”.

Anja Constance Gaca

pareja

Es importante pasar tiempo juntos

Sentirse a gusto como pareja es tan importante como sentirse bien en el papel de padres. No tienen que ser siempre citas a lo grande. A veces basta con un desayuno juntos o un paseo los dos solos. Si en este momento os resulta difícil hacer planes más amplios, pensad con alegría en lo que podréis hacer dentro de un par de meses o años. Cuando vuestro hijo vaya a la guardería también podréis quedar en ese horario y pasar tiempo juntos, a veces merece realmente la pena tomarse un día de permiso.

Una cita en casa

Una cena primorosamente preparada en casa, mientras vuestro hijo duerme, también es un buen plan. Cocinad juntos vuestros platos favoritos, poned una mesa bonita y tomaos tiempo de forma consciente. Dejad para otro momento las tareas del hogar y guardad los móviles. Es cierto que en casa resulta un poco más difícil hacer una pausa realmente relajante, pero no es imposible. Sed creativos y disfrutad también de los pequeños momentos. El mero hecho de tomar un café juntos sienta maravillosamente. Pero procurad no dedicar esos ratos a hablar exclusivamente temas que giren en torno a vuestro hijo, ocupaos también de vuestras ideas personales, vuestros deseos y expectativas. Decid a vuestra pareja lo que os gusta de ella. Cuando un hijo convierte a una pareja en una familia suelen desaparecer los cumplidos recíprocos. Pero precisamente en esta fase agotadora es bueno escuchar qué es lo que tu pareja aprecia de ti. Sea cual sea el rato de pausa que podáis disfrutar los dos juntos, aprovechadlo. Los pequeños momentos unen y son una buena inversión para vuestra relación.