Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información a pie de página en el enlace "Política de Cookies”.

 


WELEDA S.A.U.

Calle Manuel Tovar 3, 2º
28034 Madrid
España


Aceite para Masaje Perineal

Prepara tu cuerpo para el parto, dejando la piel más flexible.

Aceite 100% natural para proteger la piel del perineo contra la episiotomía.

Planta líder

Caléndula

Conocida desde la antigüedad, la caléndula es sin duda una de las plantas más eficaces y versátiles en el campo de la dermatología.

Descubrir más

Sobre el producto

Descripción

En el momento del parto, la piel del perineo se debe adaptar a fuertes tensiones; cuanto más flexible sea el tejido, menos probable es que sea necesaria una incisión (conocida también como episiotomía).

Con una fórmula 100% natural, sin perfume y desarrollada específicamente para la zona íntima, el masaje regular con el Aceite para Masaje Prenatal relaja la piel del perineo dejándola más flexible y bien preparada para el parto. 

Beneficios

El masaje regular ayuda a dar flexibilidad al tejido del perineo manteniéndolo elástico y aumentando así la posibilidad de tener un parto sin episiotomía.

Desarrollado junto a matronas y farmacéuticos, y testado dermatológicamente, incluso en pieles sensibles. Sin conservantes, colorantes, perfumes sintéticos, ni sustancias de origen petroquímico. Apto para veganos.

Ingredientes

Ingredientes

1 Ingredientes generales en pie de página

Conservantes, colorantes, perfumes sintéticos, ni sustancias de origen petroquímico.

Consejos de uso

Consejos de uso

Empieza progresivamente el masaje, necesitarás unos días para familiarizarte con la técnica y la zona. Lo normal es conseguir el masaje ideal después de una o dos semanas, pero depende de la tolerancia de cada mujer. Tener en cuenta que no hay que acceder de modo profundo, sino solo trabajar la entrada. No realices el masaje si estás molesta o con vaginitis. Realizar el masaje de perineo 3 o 4 veces por semana durante unos 5 o 10 minutos, a partir de la semana 34 del embarazo.

Inicia tú misma el masaje con el aceite prenatal, primero en el introito y al final en labios y zona perineal, formando una U entre la vagina y el ano. 

Introduce el dedo pulgar y desliza un arco, todo lo que puedas, varias veces y luego ve presionando hacia abajo y hacia afuera, punto por punto como las horas del reloj. Mantén la presión unos segundos hasta notar la sensación de tirantez o escozor, pero nunca dolor.

Al final introduce los dos pulgares presionando hacia los lados, hacia abajo y hacia afuera, despliega y distiende la base de un triángulo que formaría el vértice superior de los labios y la base cuyos vértices lo forman nuestros dedos. Esta posición es muy eficaz, mantén varios segundos (entre 10-30”) y repite varias veces.

Destacado

Consejo de nuestra Matrona: 

Al ser una zona tan íntima, puedes comenzar el masaje sobre la semana 30 e ir poco a poco. El masaje pretende distender y flexibilizar la zona por lo que no es muy agradable. Lo ideal es buscar ayuda con tu pareja o tu matrona. Es una técnica segura, pero consulta a tu matrona o ginecólogo si tienes dudas. De hecho recomendamos que al menos la primera vez te lo enseñe tu matrona o ginecólogo. Para recordar y a modo de chuleta, encuentras en los consejos de uso todos los pasos a seguir.