mama y papa cansados
bebé

Cuando mamá y papá están cansados

El sueño de mi hijo es distinto del mío

El cambio del ritmo de sueño de los padres es uno de los retos más grandes que traen consigo estos primeros meses con el bebé. Porque al principio no es el pequeño el que debe adaptarse al sueño de los padres sino que son éstos los que deben orientarse por el ritmo del recién llegado para poder vivir relajadamente el día a día.

El sueño de mi hijo es distinto del mío

El sueño del bebé se ve interrumpido por motivos prácticos: al despertarse se asegura de que sus personas de referencia están cerca y de que no lo han dejado solo y desprotegido, esto es una herencia del proceso evolutivo que nos acompaña desde siempre y que garantizaba la supervivencia en tiempos remotos. Los acontecimientos del día se asimilan durante la noche, además el cuerpo todavía está creciendo y necesita energía, por eso es importante dar el pecho o el biberón también por las noches y ésa es una de las causas de que el bebé se despierte.

Padres agotados

Despertarse en medio de la noche puede resultar agotador para los padres. Si se trata de personas que crían en solitario o de parejas en las que sólo uno de los dos se ocupa del bebé por las noches, enseguida aparecen síntomas de cansancio excesivo. La falta de sueño hace que nos sintamos agotados y menos perceptivos. Por eso dormir lo suficiente es importante no sólo para sentirse bien sino también para la salud y las relaciones personales.

Consejos para dormir para padres cansados

En momentos de gran falta de sueño es conveniente poder repartirse las noches: cada uno se encarga de una mitad de la noche, a los bebés un poco más mayores se les puede dar leche que la madre se ha extraído antes. Además, los padres deben permitirse hacer pausas para descansar durante el día siempre que puedan. Aunque toque hacer las tareas del hogar, dormir tiene prioridad. Siempre que surja la posibilidad, la madre debe poder acurrucarse junto al bebé. Incluso aunque no consiga cerrar los ojos, por lo menos así puede descansar y relajarse un rato. Quizá la abuela o el abuelo puedan sacar a pasear al pequeño permitiendo así a los padres hacer una breve pausa relajante para reponer fuerzas. Muchos abuelos disfrutan mucho de esos momentos en exclusiva con sus nietos y los llevan orgullosos en el portabebés o en el cochecito a dar una vuelta a la manzana.

¡Haz algo bueno por ti!

En las épocas de crecimiento más intenso a veces los padres también necesitan momentos de relax especiales. Si el día ha sido agotador, al terminar la jornada uno de los dos puede tomar un Baño Relax de Lavanda mientras el otro está con el bebé e incluso sale a dar un breve paseo con él. Si la espalda y los hombros están tensos por el esfuerzo, un masaje mutuo por la noche puede hacer milagros cuando las manos calientes de la pareja aflojan las zonas agarrotadas con ayuda de un aceite corporal .

Por el contrario, después una noche larga y agotadora sienta bien un chute de energía: un smoothie recién hecho por la mañana y una ducha con el Exfoliante Corporal de Abedul de Weleda permiten empezar la jornada con energías renovadas. La Leche Corporal de Citrus revitaliza e hidrata la piel cansada. Estos cuidados son una fuente de vitalidad para afrontar un nuevo día que esperamos sea más relajado.

Descúbrelos:

Bienestar total a través de un baño relajante
5 de 5 estrellas
1 Comentario
200 ml
{{ 1595 |formatPrice |currency }}
Prepara la piel para el tratamiento anticelulítico posterior.
5 de 5 estrellas
2 Comentarios
150 ml
{{ 1295 |formatPrice |currency }}
Hidratación intensiva, refresca y energiza.
200 ml
{{ 1145 |formatPrice |currency }}