mama y bebe
bebé

¿Dar el pecho o dejar de darlo?

La alimentación complementaria es precisamente un complemento de la leche materna

Anja Constance Gaca, matrona y asesora de lactancia

Anja Constance Gaca

¿Hasta cuándo debo dar el pecho? ¿Qué hacer si el bebé ya toma alimentación complementaria y le salen los dientes pero sigue pidiendo el pecho y tanto a ti como a él os gusta la lactancia? La matrona Anja Constance Gaca te ofrece información sobre la conveniencia de dar el pecho de dejar de darlo.

¿La introducción de la alimentación complementaria significa el inicio de dejar de dar el pecho?

Es muy probable que tu hijo ya haya empezado a tomar algo de alimentación complementaria. Con ella comienza también el quitar el pecho, pero mucho más lentamente de lo que probablemente piensas. Quizá te habías alegrado de empezar a disponer un poco más de tu cuerpo “para ti misma”. Pero resulta que tu bebé mama incluso con más frecuencia que antes. Decide por ti misma la velocidad a la que deseas dejar de dar el pecho.

La alimentación complementaria es precisamente un complemento de la leche materna

Durante el primer año de vida los bebés se llaman lactantes porque se alimentan fundamentalmente a base de leche que obtienen del pecho de su madre o del biberón. Generalmente los niños no dejan de mamar por iniciativa propia antes de su primer cumpleaños porque para desarrollarse necesitan la leche materna o la leche de fórmula. Además, durante sus primeros años de vida los bebés y los niños pequeños también tienen una necesidad de chupar que les ayuda a relajarse, a procesar estímulos y también a conciliar el sueño. Por tanto es enteramente normal que los bebés quieran seguir mamando con frecuencia a pesar de haber empezado a tomar alimentación complementaria. Precisamente entre el séptimo y el décimo mes de vida se producen muchos avances en su desarrollo. Tu hijo adquiere más movilidad y a menudo ya han aflorado los primeros dientes.

Dar el pecho por la noche

El bebé investiga su entorno con todos los sentidos y tiene que procesar muchas experiencias nuevas. Por eso es frecuente que a esta edad el sueño vuelva a ser un poco más intranquilo y que tu hijo se despierte más a menudo. Puede que darle el pecho por la noche le ayude a dormirse profundamente pero esas interrupciones nocturnas son agotadoras para ti. Probablemente eso también te provoque el deseo dar menos el pecho. Ahora bien, el dejar de dar el pecho no significa necesariamente una mejora de la calidad de tu sueño, pues es muy probable que a pesar de todo tu hijo todavía necesite que le ayudes a volverse a dormir. A muchas madres les resulta mucho más agotador acunar al niño para que se duerma que darle el pecho tumbadas en la cama. En cualquier caso, lo cierto es que dar el pecho es una tarea que no se puede compartir con la pareja. Por tanto analiza qué es lo mejor para vuestra familia en concreto. El dar el pecho también puede permitir que os repartáis mejor durante el día las tareas relacionadas con la alimentación del bebé. Pero quizá también sirva de ayuda que tu pareja asuma más tareas en general y que tú puedas descansar más a menudo con el bebé durante el día.

"Tú eres la única que debe sentir y decidir durante cuanto tiempo quieres dar el pecho. Sé consciente que dejar de dar el pecho supone cortar un segundo cordón umbilical con la madre. Por eso cada proceso es enteramente individual."

Dejar de dar el pecho

Al dar el pecho se segregan hormonas que tienen un efecto relajante sobre la madre y que ayudan a afrontar con más serenidad la vida cotidiana con el bebé. Para que el reajuste hormonal no sea muy repentino y drástico es aconsejable dejar de dar el pecho lo más lentamente posible. Además, esta situación también supone un gran cambio para tu hijo y por eso debes darle tiempo suficiente para que se acostumbre. Porque la leche no es lo único que busca el niño sino también la cercanía y el contacto piel con piel asociado a la lactancia. Ofrécele ambas cosas acariciándolo y haciéndole muchos mimos si decides dejar de dar el pecho. A medida que dejes de dar el pecho, tu cuerpo irá produciendo progresivamente menos leche. Al haber menos demanda la oferta disminuye. Si llevas a cabo este proceso lentamente y prestas atención a tu pecho correrás menos riesgo de que se produzca un estancamiento de la leche. Pero busca también el acompañamiento de tu matrona durante este momento porque cada cuerpo reacciona de manera diferente ante los cambios.

Consejos a la hora de dejar de dar el pecho:

  • Al haber menos demanda el cuerpo va produciendo cada vez menos leche
  • Deja de dar el pecho con cuidado, sin cambios radicales
  • Deja de ofrecer activamente el pecho pero no rechaces el deseo de mamar de tu hijo
  • Dar el pecho con menos frecuencia – sustituir en parte la lactancia por alimentación complementaria
  • Reemplazar la falta de contacto corporal con mimos y caricias
mama y bebe

Toma tu decisión de dejar de dar el pecho de forma enteramente personal

Si decides dejar de dar el pecho y tu bebé todavía no ha cumplido un año o no toma suficiente alimentación complementaria hay que sustituir la leche materna que deja de ingerir por leche formulada. Se recomienda utilizar la alimentación inicial apta para el bebé recién nacido porque las alimentaciones subsiguientes no tienen una combinación de nutrientes óptima y tampoco se deben administrar a demanda. Es conveniente que pidas consejo a tu matrona por lo que respecta a la preparación, administración e higiene de esos productos. Si dejas que sea el bebé el que decida cuándo dejar de tomar leche materna es probable que todavía pase bastante tiempo hasta que esté dispuesto a dejar de mamar de forma espontánea. 

Pero no hace falta que decidas ni hoy ni mañana durante cuánto tiempo vas a dar el pecho. Puedes ir viendo semana a semana cómo te va con la lactancia. Cuando se está dando el pecho a un bebé de dos meses resulta casi inimaginable dar el pecho a un niño de dos años. Pero tu relación con la lactancia va cambiando a la par que tu hijo crece y puedes organizarla de tal forma que encaje contigo. Los grupos de lactancia ofrecen un apoyo estupendo porque en ellos intercambian impresiones madres que se encuentran en etapas de lactancia muy diferentes. Tu matrona también te ayudará a resolver dudas o problemas hasta que termine el período de lactancia. Libérate de las convenciones sociales sobre cuál es la edad adecuada para dejar de dar el pecho. Tú eres la única que puede intuir qué es bueno para ti y para tu hijo.

Descúbrelo:

Combate la sequedad, suaviza y alisa la piel
5 de 5 estrellas
1 Comentario
100 ml
{{ 2495 |formatPrice |currency }}
Alivia cólicos, gases o estreñimiento
5 de 5 estrellas
2 Comentarios
50 ml
{{ 1245 |formatPrice |currency }}