bebe llorando
bebé

¿Por qué lloran los bebés?

Las señales del bebé: ¿cómo se expresa mi hijo?

mujer

A veces pasan unas cuantas semanas hasta que los padres y el niño se coordinan entre sí y la comunicación entre ellos empieza a funcionar con fluidez. Además de los gestos y la mímica, el llanto también es uno de los instrumentos importantes de que dispone el bebé para expresar sus necesidades.

Las señales del bebé: ¿cómo se expresa mi hijo?

En muchos casos el llanto del bebé es una señal realmente tardía destinada a llamar la atención. A menudo el niño expresa antes sus necesidades de otras formas, por ejemplo, mostrándose inquieto, agitando brazos y piernas, moviendo rápidamente la cabeza o emitiendo suaves ruiditos. Cuando tienen hambre, los recién nacidos suelen hacer un movimiento de búsqueda con la cabeza, cierran los puñitos, se los llevan a la boca y los chupan o emiten leves chasquidos con los labios y la lengua. Al principio también anuncian con señales corporales sus ganas de hacer caca, cuando notan el pañal mojado...

Cómo se puede aprender el lenguaje del bebé

Hambre, sed, cansancio, ganas de hacer caca, necesidad de cercanía, ropa incómoda, dolores (de tripa), miedo, sobreestimulación... todos estos motivos pueden hacer que el bebé llore. Pero al principio resulta difícil distinguir el llanto por hambre del que responde al deseo de un pañal limpio. Ante todo hay algo muy importante para aprender el lenguaje del bebé: pasar mucho tiempo juntos para poder observarlo. Si uno contempla atentamente a su hijo durante bastante tiempo aprende a interpretar su lenguaje y sus reacciones más rápidamente. Sus señales resultan mucho más fáciles de entender si lo observas tranquila y conscientemente en vez de en medio del ajetreo diario. Así es posible ir entendiendo poco a poco el sutil lenguaje del niño e integrarlo en la vida cotidiana.

"Observar el lenguaje del bebé y aprender a comunicarse con él es una fuente de felicidad. Pasar mucho tiempo cerca del recién nacido ayuda a entender su idioma. El llanto suele ser una señal tardía de que el pequeño necesita que le presten atención."

Esto es demasiado –cuando los bebés lloran porque están desbordados

En la vida de los bebés y los niños pequeños debe existir un buen equilibrio entre estímulo y relajación. La simple actividad cotidiana también estimula a los más pequeños: las impresiones ópticas, los ruidos, las caricias, los masajes, los baños, sus hermanitos.... A menudo a nosotros los adultos nos cuesta imaginarnos todo lo que puede ser un estímulo para el bebé y ocurre que sin querer le exigimos demasiado ofreciéndole una avalancha de “inputs” durante los primeros meses. El llanto del bebé, y sobre todo el llanto prolongado por las noches, puede ser una forma de echar fuera las muchas impresiones recibidas a lo largo del día. En esas situaciones es bueno reflexionar sobre qué cosas pueden haber causado impresiones particularmente intensas durante la jornada y a ser posible hay que tratar de evitarlas a corto plazo. Generalmente resulta positivo – tanto para los padres como para los niños – disfrutar una y otra vez de momentos de reposo en el día a día para relajar los sentidos.

Cuando los bebés lloran mucho

Algunos bebés son especialmente sensibles y las impresiones los excitan más rápidamente que a otros. Hay niños que simplemente lloran más que los demás. Pero si el llanto del bebé sobrecarga a los padres ha llegado el momento de buscar ayuda. En principio puede ser útil escribir un diario sobre el llanto del pequeño y su frecuencia pues a veces puede ofrecer pistas para solucionar el problema. Ahora bien, la sensación que tienen los padres es más importante que registrar las horas y minutos que el bebé pasa llorando: el llanto continuado es muy agobiante y puede hacer que quienes están alrededor se sientan sobrepasados enseguida. Suele ser de gran ayuda abordar el problema en primera instancia con la matrona, la pediatra o en un grupo de lactancia.

Sobre la autora

Susanne Mierau es pedagoga titulada, especialista en acompañamiento familiar, naturópata, madre de 3 hijos y escritora. Escribe sobre cría acogedora, sobre cómo ser padres y cómo vivir de forma atenta.