bebe biberon
bebé

El biberón y la alimentación del recién nacido

Dar el biberón con amor y ayudar a la tripita del bebé

bebe biberon

Dar el pecho es la forma más natural de alimentar al bebé. Pero si no puedes o no quieres dar el pecho exclusivamente, es importante que proporciones a tu hijo una alimentación adecuada y que lo hagas de forma amorosa. Aquí te enseñamos todo lo que debes saber sobre el tema.

Alimentación para el bebé: lo más natural posible

La leche materna es la alimentación más natural para el bebé y la propia actividad de mamar tiene muchos efectos positivos sobre la salud de la madre y el niño. La mayoría de las madres quieren dar el pecho a su hijo.  Ahora bien, los pequeños problemas al comienzo de la lactancia pueden llegar a causar grandes dificultades si la madre no cuenta con el suficiente apoyo profesional y emocional. Si existe un buen acompañamiento son excepcionales los casos en que es necesario sustituir la leche materna por otro alimento. 

Problemas con la lactancia y elección de la alimentación para el recién nacido

En el caso de dar el pecho, pueden surgir problemas en cualquier momento de la lactancia. Sean cuales sean las dificultades, puedes ponerte en contacto con la matrona o una asesora de lactancia.  Pero si decides no dar el pecho, es importante contar con una alimentación que cubra todas las necesidades nutricionales del recién nacido. Las leches de inicio son las recomendadas para los primeros meses de vida de los recién nacidos.

Dar el biberón: la preparación correcta

Para preparar el biberón con leche en polvo puedes utilizar agua del grifo hervida o también agua mineral sin gas que en la botella lleve la inscripción “apta para la preparación de la alimentación del recién nacido”. Ahora también existe alimentación infantil ya preparada que se puede utilizar de inmediato, pero si se consume de forma constante resulta excesivamente cara.

Limpia siempre de forma higiénica el biberón y procura que no queden restos de detergente. En algunos casos también puede ser oportuno esterilizarlo con agua hirviendo o con un vaporizador. Tu matrona te explicará cómo debes limpiar y guardar los utensilios para la alimentación del bebé.

"Para tu hijo comer es mucho más que ingerir alimentos. Al mamar el bebé tiene un intenso contacto con la piel de la madre. Si le das el biberón deja que se acurruque contra tu piel y dale mucho amor, atención y tiempo."

Dar el biberón con cariño

Para tu bebé comer supone mucho más que la mera ingesta de alimento. Por eso debes tomarte tiempo suficiente y convertir esa actividad en un momento íntimo y acogedor para tu hijo y para ti. Al mamar el bebé disfruta automáticamente de un intenso contacto piel con piel. Cuando des el biberón también es preferible que tu hijo se acurruque junto a tu piel y que pueda percibirte y olerte de manera más intensa.

Habla con tu hijo mientras le das de comer y aprende a detectar su propio ritmo. Espera a que abra la boca por sí mismo para introducirle la tetina del biberón y complácele cuando dé señales de que necesita una pausa o de que quiere terminar de comer.

Cambia de vez en cuando el lado en el que sostienes a tu hijo al darle de comer. Como generalmente los bebés tragan algo más de aire al tomar el biberón, es conveniente que después de la comida lo cojas en brazos erguido y le ayudes a eructar dándole suaves golpecitos entre los omóplatos. Si tu hijo tiende a escupir más de lo habitual también puede ser bueno enderezarlo durante la comida y dejar que eructe.

mama

Ayuda a tu bebé cuando tiene problemas digestivos

Como la alimentación preparada industrial suele producir molestias digestivas más a menudo que la lactancia, puede ser que tu hijo necesite más ayuda. Pero los bebés que se alimentan exclusivamente con leche materna también pueden tener “dolor de tripa”. Porque a fin de cuentas todos los niños necesitan acostumbrarse a esta nueva forma de alimentarse. A muchos bebés les gusta que los sostengan tumbados boca abajo sobre el antebrazo de mamá o papá. Un cojín de huesos de cereza caliente colocado sobre el estómago también puede ayudar a hacer la digestión. Los breves masajes en la tripita en el sentido de las agujas del reloj también producen un gran alivio. Puedes dárselos con el Aceite para la Tripita del Bebé. Tu tarea principal es acompañar al bebé en esos momentos. Seguro que enseguida desarrollas una sensibilidad especial para detectar lo que le sienta bien a tu hijo en cada situación. Así que escucha tu propia intuición cuando se trata de ayudar a la tripita de tu bebé.

Descúbrelo:

Alivia cólicos, gases o estreñimiento
5 de 5 estrellas
2 Comentarios
50 ml
{{ 1245 |formatPrice |currency }}