mama y bebe
bebé

Mamar es mucho más que ingerir alimento

La lactancia como forma de brindar cuidado y dedicación

bebe mamando

Dar el pecho fomenta el vínculo entre madre e hijo y permite un amoroso contacto piel con piel. Por eso mamar supone mucho más que la mera ingesta de leche materna.

La lactancia como forma de brindar cuidado y dedicación

Es muy probable que ya puedas interpretar perfectamente las señales de tu hijo y dar el pecho suele ser la primera opción cuando llora o se muestra inquieto. A veces tiene realmente hambre pero a menudo lo que busca en el pecho es sosiego, consuelo y amorosa dedicación. Además, los bebés tienen una necesidad de succionar que va más allá de la ingesta de alimento. Es una actividad que relaja a muchos niños e incluso hace que se duerman. Así que está bien y es completamente normal que tu hijo prefiera dormirse junto a tu pecho mientras mama. No sólo asocia ese lugar con la leche materna sino también con el cobijo, la cercanía inmediata y con tu olor. Por tanto es el sitio ideal para relajarse y conciliar el sueño. Además, en los momentos en que tiene que asimilar muchas impresiones nuevas, qué mejor que hacerlo junto a tu pecho. Dar el pecho ocupa mucho tiempo del día y de la noche, pero se trata de momentos muy valiosos.

A veces resulta agotador así que ¡pide ayuda!

Por muy hermosos que sean esos momentos que pasáis juntos mientras das el pecho a veces pueden resultar agotadores. Sobre todo si sientes molestias o dolores al dar el pecho. Pero no te limites a apretar los dientes y a aguantar. La lactancia no debe resultar desagradable o dolorosa para la madre. Así que toma siempre esas molestias como una señal de que debes cambiar algo y busca apoyo experto tan pronto como sea posible. Tu matrona puede aconsejarte y ayudarte hasta el final de la lactancia. Pero también existen otras muchas ofertas de asesoramiento para madres lactantes. Asegúrate de que la asesora de lactancia tiene la cualificación necesaria para que realmente recibas los consejos adecuados basados en los últimos conocimientos disponibles sobre el tema. Por ejemplo, la denominación IBCLC (Asociación Española de Consultoras Certificadas en Lactancia Materna.) es el título que acredita internacionalmente a las asesoras de lactancia que han realizado los exámenes correspondientes.

Acudir a un grupo de lactancia también puede suponer una ayuda muy valiosa. En él encontrarás a otras madres que se encuentran en una situación vital muy parecida. Además, la asesora de lactancia que dirige el grupo te puede dar valiosos consejos para solucionar pequeñas dificultades a la hora de dar el pecho a tu bebé.

mama pecho

Cuida también del pecho si tienes molestias:

Aunque no tengas molestias es conveniente cuidar bien de ti misma y de tu pecho. Cuando estás relajada y te sientes a gusto la leche fluye mejor. Un suave masaje cuida los tejidos del pecho y estimula el flujo de la leche a través del contacto cutáneo. Pero los masajes en el pecho deben ser siempre muy suaves, más parecidos a una caricia que a técnicas de masaje intenso. 

"El período de lactancia es un tiempo muy especial en la vida de la madre y el niño. Por eso procura que transcurra lo mejor posible para ti y para tu hijo. Existen muchos consejos sobre la lactancia pero ninguno es tan valioso como tu propia intuición."

Comer y beber es importante para tu bienestar

Dar el pecho consume fuerza y energía, por eso debes procurar que tu alimentación sea completa y también debes hacer suficientes pausas de descanso siempre que puedas. Durante la lactancia, al igual que en el embarazo, aumenta la necesidad de nutrientes. El organismo “acapara” todo para producir leche, así que, si existen carencias de determinados nutrientes, eso puede ir en detrimento de tu bienestar. Busca asesoramiento para saber cómo puedes cubrir tus necesidades de nutrientes durante la lactancia y si te hace falta tomar algún suplemento. Es bueno beber un vaso de agua o una taza de infusión cada vez que das el pecho. 

Sujetadores de lactancia

¿Tienes sujetadores de lactancia que sean prácticos y te sienten bien? Eso también puede simplificarte la vida. Busca materiales agradables y respetuosos con la piel y hechuras que se ajusten bien. Un sujetador de lactancia demasiado ceñido puede provocar en el peor de los casos un estancamiento de la leche. La lencería para la lactancia tiene que ser realmente cómoda y de calidad. Quizá también puedas adquirir un par de prendas para la parte superior del cuerpo que resulten prácticas para dar el pecho. Son adecuadas aquellas que se abren con botones y las que se componen de varias capas amplias y sueltas. Existen prendas especiales para la lactancia que tienen una abertura fácilmente accesible a la altura del pecho y permiten dar el pecho de forma discreta. Es importante que también te sientas a gusto cuando das el pecho a tu hijo fuera de casa.