recelo a extraños
bebé

Cuando el bebé recela de los extraños

Miedo ante los extraños o timidez: ¿Cuál es la diferencia y por qué el niño siente de repente ese recelo?

madre e hijo

¿Por qué a partir de un determinado momento los bebés sienten recelo o incluso miedo ante los extraños? ¿En qué consiste exactamente esa ansiedad ante los desconocidos y en qué se diferencia de la timidez? ¿Qué sucede en esa fase vital y cómo puedes ayudar a tu hijo? Te ofrecemos valiosos consejos sobre el tema de la experta en pedagogía infantil Susanne Mierau.

Miedo ante los extraños o timidez: ¿Cuál es la diferencia y por qué el niño siente de repente ese recelo?

Los niños tienen temperamentos diferentes y también son diferentes las experiencias que viven. Por eso algunos son reservados y otros más bien extrovertidos. Pero, desde la perspectiva de la psicología del desarrollo, es completamente normal sentir recelo ante los extraños en una determinada etapa vital. Durante los primeros seis meses de vida los bebés sonríen ante los rostros desconocidos simplemente porque suponen cambio y variedad respecto a la persona de referencia. Pero, aproximadamente a partir del séptimo o el octavo mes, observan los rostros con más precisión y empiezan a establecer asociaciones. Cuando se dan cuenta de que no conocen de nada a alguien ya no ríen sino que pueden sentir miedo y buscan la seguridad y la protección que les brinda la persona de referencia más allegada.

¿Es importante el recelo ante los extraños por lo que respecta al desarrollo?

Hay que considerar el recelo ante los extraños como una especie de función protectora. Gracias a ella el niño desea buscar seguridad y protección cuando se enfrenta a situaciones desconocidas o alarmantes. La madre, el padre o la persona de referencia deben tomar en serio esa necesidad de seguridad y satisfacerla. La capacidad del niño para desplegar una movilidad y una autonomía cada vez mayores, para desplazarse y alejarse de las personas de referencia, puede desembocar en situaciones desconocidas para él. Pero en realidad todavía no es autónomo. Por eso es completamente normal que en esos momentos busque a la persona de referencia que le es familiar, es algo que forma parte del proceso de desarrollo hasta que sea una persona realmente autónoma.

"El recelo ante los extraños es una fase normal del desarrollo y desempeña una especie de función protectora para tu hijo. Ante las personas con las que no está familiarizado o en situaciones desconocidas siente una intensa necesidad del cobijo y la seguridad que tú le proporcionas como persona de referencia."

mujer matrona

¿Cómo puedes apoyar a tu hijo en las fases en que siente recelo ante los extraños?

La fase del recelo ante los desconocidos se vuelve difícil cuando intervienen factores temporales externos. Algunos niños no quieren que los extraños los cojan en brazos ni estar en otro lugar que no sea en casa, en el entorno que les resulta familiar. Pero si los padres se reincorporan al trabajo o ya no pueden ocuparse siempre personalmente del niño la situación se complica. Si ése es tu caso puedes apoyar a tu hijo planificando suficientes fases de transición. Sobre todo si lo llevas a la guardería o lo dejas al cuidado de otras personas. Por ejemplo, para que el niño pueda acostumbrarse poco a poco y sin brusquedad, al principio puede estar presente la persona de referencia o ausentarse durante lapsos de tiempo no demasiado largos, etc... Se trata de un proceso enteramente personal y los padres son los que mejor pueden analizar individualmente qué es lo que necesita su hijo.