desarrollo linguistico aprender a hablar
bebé

Estimular el desarrollo del lenguaje de los bebés y los niños pequeños

¿Cuándo y cómo aprenden a hablar los niños?

niño leer libro

Cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo. El momento en que los pequeños pronuncian sus primeras palabras y aprenden a hablar es muy especial. Seguro que vosotros como padres estáis deseando que llegue el día en que vuestro hijo pueda expresarse verbalmente. Te explicamos cómo puedes estimular el desarrollo lingüístico de tu pequeño.

Cuándo y cómo aprenden a hablar los niños

El desarrollo del lenguaje comienza desde el primer día. Además de llorar el bebé ya puede emitir sus primeros sonidos y también escucha patrones lingüísticos específicos. Aproximadamente a los cuatro meses empieza a unir las primeras vocales. Sigue practicando y desarrollando esas habilidades hasta los ocho o los nueve meses y va parloteando cada vez más. Las cadenas silábicas como “ba-ba-ba” se convierten en duplicaciones de sílabas, “baba” suena casi igual que “papá” y el bebé ya trata de hablar. Entre el noveno y el decimotercero mes de vida el niño pequeño ya puede pronunciar palabras con significado como “mamá” o “guau-guau” imitando a un perro. También va entendiendo cada vez más, hace señas para despedirse, puede mover la cabeza para negar y entender instrucciones sencillas o reaccionar ante ellas. A partir de entonces irá practicando y perfeccionando sus habilidades lingüísticas. Pero cada niño tiene su propio ritmo y estas etapas no siempre transcurren de la misma forma.

Ser un modelo para el niño – Estimular el desarrollo del lenguaje

Como padres, ¿podemos estimular el desarrollo lingüístico? En caso afirmativo, ¿cómo exactamente? La buena noticia es que sí podéis y además desde el primer momento. Prestad atención a las palabras que elegís. Y, sobre todo, tratad de hablar con claridad. Cuando hablamos con los niños hacemos muchas cosas bien de manera intuitiva: empleamos un lenguaje más simple. Puede que las frases sean más breves, pero siempre claras y nunca encadenadas. También debéis ser un modelo a seguir por lo que respecta al desarrollo lingüístico: emplead siempre frases completas al hablar con vuestro hijo. Un “no” no debe ser simplemente un “no” sino que requiere una explicación: “No quiero que hagas eso porque…” También se puede enriquecer el vocabulario y expresar las características peculiares de las cosas. En lugar de “la pelota es bonita”, podemos decir “la pequeña pelota azul es bonita”. Más consejos y formas de estimular la adquisición del lenguaje:

  • Cantar en general, cantar al bebé y tararear melodías juntos
  • Recitar pequeñas rimas divertidas, además puedes repetirlas a menudo
  • Mirar libros ilustrados y nombrar los objetos
  • Leer al niño, contarle historias o leerle cuentos para dormir, etc...
  • Hablar con frases sencillas, ampliar el vocabulario, fíjate en las palabras que escoges
  • Corregir es bueno y valioso. Si tu hijo ha dicho algo mal, simplemente repítelo de forma correcta sin criticarlo

"También se puede estimular intuitivamente la adquisición del lenguaje con ritmos, canciones, cantando y leyendo al niño, hablándole y teniendo mucha paciencia. Los niños aprenden mucho por imitación así que presta atención a las palabras y a la entonación que utilizas y habla a menudo con tu hijo empleando frases simples pero completas. Nombra todo lo que ves, haces o sientes."

Niños bilingües

Según algunas teorías los niños que crecen en un ambiente bilingüe aprenden a hablar más tarde o se sienten desbordados. Pero no tiene por qué ser necesariamente así. En cualquier caso, lo cierto que ahora el niño aprende mucho y con mucha más facilidad y se beneficia de vivir en un entorno bilingüe. Sirve de ayuda separar los diferentes idiomas de manera consecuente, para ello el progenitor que habla el idioma materno debe utilizarlo siempre para comunicarse con el niño. Por supuesto, en la vida cotidiana eso no siempre resulta sencillo, pero sirve de ayuda mezclar lo menos posible y tener presentes los idiomas de forma consecuente. Puede ser que el niño hable en el idioma predominante y utilice menos el segundo idioma o que intercale alguna palabra de un idioma en otro. Da tiempo a tu hijo y sé paciente con él y contigo.