pediatra fiebre y dolor
bebé

Fiebre, dolor de oídos y compañía: Qué dice el pediatra antroposófico

La salud de los niños, consejos y formas de abordar las enfermedades infantiles

Hablamos con el médico y profesor Alfred Längler

pediatra fiebre y dolor

Para los padres que tienen a su hijo enfermo en la cama es muy importante utilizar los medicamentos de forma segura. El pediatra Alfred Längler explica el papel de la medicina antroposófica y habla sobre lo que la diferencia de los medicamentos clásicos ofrece consejos para la automedicación y remedios caseros de eficacia probada.

¿Cómo pueden saber los padres qué medicamentos son realmente adecuados para los niños?

Dr. Alfred Längler: Cuando un médico prescribe un medicamento a un niño se asegura de que sea adecuado para ese niño concreto. Los padres no deben dar a sus hijos ningún medicamento que les hayan recetado a ellos mismos para tratar una enfermedad con molestias similares sin haber consultado antes con el médico porque, al fin y al cabo, los niños no son adultos. Su organismo es muy diferente del de una persona adulta. Su metabolismo trabaja de forma enteramente distinta y los órganos y su funcionamiento presentan características diferentes. Los medicamentos que se venden sin receta se pueden comprar directamente en la farmacia, pero los padres tienen que indicar siempre al farmacéutico que el medicamento es para un niño. En caso de duda el prospecto también ofrece información.

¿En qué se diferencian los medicamentos de la medicina clásica y los medicamentos antroposóficos?

Dr. Alfred Längler: Generalmente los medicamentos clásicos están diseñados para actuar contra algo. Por ejemplo, bloquean un receptor y de ese modo inhiben un proceso metabólico. De esta forma se busca “parar” la enfermedad. Los medicamentos antroposóficos están orientados a respaldar al organismo para que se ayude a sí mismo y encuentre su propio camino para salir de la enfermedad.

¿Los medicamentos naturales son siempre adecuados para los niños?

Dr. Alfred Längler: El adjetivo “natural” se suele asociar con la idea de inocuo y carente de posibles efectos secundarios. Pero los principios activos más potentes se encuentran precisamente en la naturaleza. Eso quiere decir que tanto en el caso de los medicamentos de origen natural como en el caso de los medicamentos cuyos principios activos se han obtenido por procedimientos químicos hay que comprobar cuidadosamente si son o no adecuados para los niños.

¿Qué remedios caseros han demostrado ser eficaces?

Dr. Alfred Längler: Existe un gran número de remedios caseros de eficacia probada que todavía se siguen utilizando actualmente para tratar a niños enfermos. Empezando por las envolturas de las pantorrillas en caso de fiebre, pasando por cataplasmas de quark para los abscesos purulentos hasta las compresas de infusión de corteza de roble para tratar la dermatitis severa del pañal. También han demostrado ser eficaces las infusiones y las friegas. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, recomiendo el empleo de estos remedios caseros como complemento de la terapia medicamentosa y previa consulta con el médico que trata al niño.

¿Cuáles son los límites de la automedicación?

Dr. Alfred Längler: Siempre que los padres tengan una mala sensación deben llevar a su hijo al médico. Pero también cuando, por ejemplo, la fiebre dura más de tres días o el niño está cada vez más decaído o incluso apático.

A veces los niños tienen varios síntomas diferentes, ¿se les puede dar varios medicamentos homeopáticos al mismo tiempo?

Dr. Alfred Längler: Existe una serie de medicamentos homeopáticos y antroposóficos que están concebidos desde el principio para tratar varios síntomas de una misma enfermedad como ocurre, por ejemplo, con la gripe que incluye fiebre, dolores en las extremidades y decaimiento. Pero también puede ser conveniente y necesario administrar varios remedios a la vez. En cualquier caso, no hay que perder de vista la situación en su conjunto y rara vez es oportuno o útil utilizar más de tres o cuatro remedios simultáneamente.

¿Qué hacer cuando el niño rechaza un medicamento?

Dr. Alfred Längler: Si se trata de un medicamento recetado por el médico hay que consultarlo con él. Puede que exista otra presentación o un preparado alternativo que el niño acepte mejor. Si se trata de automedicación hay que comprobar si existen remedios caseros útiles no medicamentosos que le resulten más aceptables al niño.

La mayoría de las veces los glóbulos no llevan ninguna indicación. ¿Cómo puedo saber de qué forma debo utilizarlos?

Dr. Alfred Längler: Generalmente los prescribe el médico para tratar una enfermedad concreta. Si se trata de automedicación se puede pedir asesoramiento en la farmacia sobre sus ámbitos de aplicación.

¿Es peligroso para los niños ingerir por descuido una gran cantidad de glóbulos de golpe?

Dr. Alfred Längler: Esa pregunta no se puede responder de forma general con un “sí” o un “no”. Depende de cuántos glóbulos haya ingerido el niño. También hay que tener en cuenta el principio activo y la potencia. De todos modos, yo aconsejaría a los padres que observen al niño y, en caso de duda, que consulten con el pediatra o con el servicio de información toxicológica.

El doctor en medicina Alfred Längler es profesor de medicina integrativa infantil y juvenil en la Facultad de Salud de la Universidad de Witten/Herdecke y director médico del Hospital Comunitario de Herdecke. Su especialidad científica es la investigación de enfoques terapéuticos integrativos aplicados a los niños. Es (co)autor de numerosas publicaciones científicas y diversos libros especializados.