familia naturaleza
bebé

Niños que aman a la naturaleza

Fomentar la relación de nuestra familia con el entorno natural

niña plantas

Estar al aire libre y en plena naturaleza sienta a las mil maravillas. Precisamente para los niños es importante poder desfogarse fuera de casa. Hoy en día la televisión, los smartphones, los ordenadores, los móviles, los portátiles y los iPads hacen que a las familias no siempre les resulte fácil tener una relación positiva con la naturaleza. ¿Cómo podemos reforzar e intensificar la relación de nuestros hijos con el entorno natural? Te ofrecemos algunos consejos para despertar el amor por la naturaleza en los pequeños.

Jugar fuera o dentro

Jugar dentro de casa es sencillo y cómodo, todo está ahí y no hay que organizar muchas cosas, no hay que vestir a los niños, preparar la bolsa con sus cosas y planificar todo lo que hay que llevar consigo (muda, toallitas, bebida, botiquín infantil…) Pero no todas las salidas a la naturaleza tienen que ser largas y también hay ropa adecuada para cada situación climatológica. Además, no hay que estar todo el día fuera de casa, pasar diariamente un rato en la naturaleza ya sienta bien a todos. Quizá tengas un jardín y en primavera y verano puedas trasladar allí la sala de estar. Pero, aun teniendo esa posibilidad, es maravilloso para padres e hijos pasar tiempo en contacto con la naturaleza. Los niños reciben nuevos estímulos y la luz diurna es buena para la producción de vitamina D. Los pequeños pueden desfogarse y se cansan de forma natural.

Naturaleza / televisión, ordenador y móvil

Los padres desempeñan una importante función como modelo a seguir. Si ellos mismos no dedican mucho tiempo a los medios digitales y en lugar de eso planifican excursiones al mar o al bosque y mantienen una buena relación con la naturaleza, fomentan automáticamente la relación de toda la familia con el medio natural. La naturaleza brinda un montón de experiencias sensoriales, se puede tocar, saborear, descubrir.... Se pueden experimentar diversos fenómenos meteorológicos, se puede sentir el viento sobre la piel, contemplar el arco iris, buscar un tesoro, escuchar el canto de los pájaros, contemplar como se arrastra un caracol, dar de comer a los patos, seguir con la mirada a peces, ranas, libélulas y mariposas.... a los niños les gusta especialmente descubrir el universo animal. Puede que en vuestra localidad haya un zoo donde puedan tocar a los animales o vacas pastando en los prados. Todas estas impresiones son importantes para los niños y sólo se pueden vivir en la naturaleza.

niño planta

Consejos sencillos para explorar lúdicamente la naturaleza

  • La naturaleza es tremendamente variada y es la mejor fuente de inspiración. Así que ¡salgamos fuera!
  • ¿Dónde está el bosque más próximo? ¿Y el prado más cercano? ¿Dónde pueden desfogarse libremente los niños? ¿Hay un parque, un río, un bosque o una playa cerca de casa? ¿Podemos planificar de vez en cuando una excursión a la montaña? ¿Qué tacto tiene el musgo? ¿Podemos subir a los árboles? ¿Y dar de comer a los patos? En todas las estaciones del año y bajo todas las condiciones climatológicas se puede hacer algo en plena naturaleza. Puede que a los niños les aburra dar un paseo, pero si se combina con otras actividades resulta divertido:
  • Construir castillos de arena, volar cometas, saltar en los charcos, hacer muñecos de nieve, ir en trineo, aprender a esquiar o a patinar sobre hielo, chapotear en el agua, hacer crujir las hojas multicolores que caen al suelo en otoño, ir en bici, hacer un pícnic, cuidar el huerto y cosechar frutos.
  • Recolectar flores, plantas y frutos de temporada, cocinar con ellos, convertirlos en elementos decorativos o jugar con los materiales naturales que hemos recogido: recolectar piñas de abeto en el bosque, pintar piedras, coleccionar conchas, observar caracoles, buscar setas y bayas (¡cuidado! si las vais a comer debe inspeccionarlas un experto), soplar milanos, competir a ver quién escupe más lejos los huesos de las cerezas, revolver las hojas caídas en otoño.
  • Tejer coronas de flores o crear adornos de Adviento. Consejo: confeccionar decoraciones para las distintas estaciones del año con elementos naturales que hayamos recogido nosotros mismos.
  • Fin de semana en la granja: quizá podáis participar alguna vez en la cosecha o ayudar en las tareas del campo, ¿hay campesinos locales que ofrezcan esa posibilidad? ¿podéis apuntaros?
  • Podemos preparar comidas con ingredientes locales y de temporada. Puede que incluso podamos cultivar algo nosotros mismos.
  • Hacer una pequeña pausa diaria en la naturaleza es algo maravilloso. Si no te es posible, seguro que puedes planificar escapadas los fines de semana.