niño pintando
bebé

Baby-sitter – Dejar a bebés y niños pequeños al cuidado de otras personas

¿A partir de qué momento dejamos al bebé con una canguro?

niño pintando

Volver a disfrutar de un poco de tiempo para una misma o para pasar una agradable noche en pareja. Para la mayoría de los padres esto ocurre rara vez e incluso algunos se sienten mal o tienen mala conciencia si dejan a su hijo en casa con una canguro. Pero no tiene por qué ser así. Te ofrecemos sugerencias para organizarlo y para elegir a alguien que cuide de tu pequeño.

¿A partir de qué momento se puede dejar a los bebés y a los niños pequeños al cuidado de una baby-sitter?

Por fin tiempo para mí. Por fin tiempo para nosotros.

No existen reglas sobre el momento a partir del cual puedes dejar a tu hijo un rato al cuidado de otras personas. En la mayoría de los casos suele ser cuando los padres empiezan a anhelar disponer de algo de tiempo para sí mismos. Puede ser pocas semanas tras el parto, pero también mucho más tarde. Sigue tu intuición. Al principio el cuidado por parte de otras personas puede durar sólo unas horas, puedes acostumbrar poco a poco al niño dejándolo con la abuela o el abuelo. Muchos padres se sienten mejor si conocen bien a la persona con quien dejan a su hijo y tienen una relación de confianza con ella.

madre

"Una baby-sitter, aunque sólo sea durante unas horas, puede ser una aportación muy beneficiosa. Consejo: ve poco a poco a la hora de recurrir a la ayuda de otras personas y date tiempo a ti y a tu hijo para contar con una buena fase de adaptación."

Consejos para buscar y elegir una baby-sitter

Buena sensación – buena elección

Tómate tu tiempo y deja a tu hijo a cargo de una persona “extraña” sólo cuando eso te produzca una buena sensación. Para muchas madres y padres resulta más fácil si se trata de la abuela o el abuelo. Pero si no cuentas con alguien a quien conozcas bien y buscas una baby-sitter puede ser conveniente organizar una fase de familiarización para todos. Conoce a la persona que va a cuidar a tu hijo y observa cómo interactúan ella y el niño. Por ejemplo, puedes quedarte en casa y retirarte a otra habitación. Así percibirás cómo trata la canguro a tu hijo y cómo reacciona éste ante esa persona extraña. Es importante que el pequeño sienta que lo tratan con cariño y que le trasmitan una sensación de confianza y seguridad. Al principio es más sencillo que el cuidado por parte de otras personas se lleve a cabo en tu casa y que el niño no tenga que acostumbrarse también a un entorno nuevo. El ritmo, los rituales y las repeticiones hacen que surja una cierta confianza, por eso es bueno que se trate siempre de la misma persona e incluso del mismo momento y el mismo día de la semana. Por ejemplo, si tienes determinados rituales a la hora de comer o antes de dormir explícaselos a la baby-sitter para que pueda realizarlos ella también. A la hora de elegir a la persona que va a cuidar a tu hijo puede ser de ayuda tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

  • ¿Ha hecho esa persona un curso de baby-sitter?
  • ¿Tiene experiencia en el trato con niños pequeños?
  • ¿Qué te dice tu intuición? ¿Puedes fiarte de esa persona?
  • ¿Cómo trata esa persona a tu hijo? ¿Muestra un interés totalmente individual por él? ¿Cómo reacciona el niño ante ella?
  • Conoce a la baby-sitter, organiza primero asistencias más breves (por horas) y quédate en casa al principio. Así os iréis acostumbrando lentamente a esta nueva persona de referencia

¿En qué debemos pensar cuando dejamos a nuestro hijo con una baby-sitter?

Además de causarnos una buena sensación, también se deben tener en cuenta otros aspectos referentes a la seguridad y a la salud. Esta lista de comprobación puede ser de gran ayuda, te permitirá pensar en todo y podrás quedarte más tranquila y desconectar mejor:

 

  • Deja tu número de móvil y mantente localizable. Pide a la persona que cuida a tu hijo que se ponga en contacto contigo si la cosa no funciona bien. Así podrás volver antes con el niño y evitar esa situación negativa
  • Informa a la canguro del estado de salud de tu hijo y de los medicamentos que eventualmente deba tomar (dosificación y forma de administración)
  • ¿Tiene tu hijo intolerancias?
  • Además de tu propio número de teléfono, anota a la baby-sitter otros números para situaciones de emergencia, inclusive los del pediatra, los bomberos y los servicios de urgencias
  • Prepara un botiquín de primeros auxilios con vendas y apósitos
  • Informa a la baby-sitter de lo que quieres que haga respecto a las comidas y las horas de sueño, quizá puedas preparar antes lo que va a comer tu hijo para que no tenga que cocinar.
  •  

Disfruta de los ratos que reservas para ti y ve tomando poco a poco algo más de tiempo libre. Para los padres también es importante pasar tiempo juntos como pareja. No tiene que ser siempre por la noche. Por ejemplo, podéis desayunar juntos y dar un paseo por el parque. Ábrete a estas posibilidades y observa qué ocurre.