niño naturaleza
bebé

Vivir de forma consciente y sostenible

Consumo zero waste (cero residuos), plásticos y comercio justo – ¿Es caro un estilo de vida más sostenible?

dar la mano paseo naturaleza

La vida familiar requiere muchos recursos. Enseguida nos sentimos incitados como padres a comprar algo de vez en cuando porque queremos dar una alegría a nuestros hijos. Pero el consumo sostenible es algo muy distinto.

madre e hijos jugando bici

Elegir de forma consciente los juguetes para nuestros hijos

Seguro que te has fijado en el montón de juguetes que se han acumulado en el cuarto de tu hijo y en que hace mucho que no presta atención a la mayoría de las cosas que le habéis comprado. Antes los niños eran capaces de entretenerse sólo con una pelota; jugaban y se desfogaban con ella y les deparaba las mayores alegrías durante años. Antes de consumir y de comprar algo nuevo es conveniente preguntarse si el niño necesita realmente otro juguete más. Es una buena idea sacarle el carné de la biblioteca o apuntarlo a la ludoteca: allí se pueden pedir prestados libros y juegos y así siempre habrá novedades en casa. A veces también tiene sentido guardar un juguete en el sótano o en la buhardilla y volver a sacarlo más adelante para que el niño pueda “descubrirlo” de nuevo. Hoy en día existe un gran número de juguetes muy especializados que sólo se pueden utilizar para fines muy determinados. Pero es mucho más conveniente dar a los niños cosas para jugar que tengan un uso versátil y que no limiten tanto la fantasía: una tienda no tiene que estar llena de muchos alimentos de juguete reproducidos al detalle, también puede vender castañas (que hagan de panecillos, patatas o manzanas...) y figuritas de masa de pan hechas por los niños. Una caja con los restos de papel y cartón cotidianos y lápices de colores infantiles ofrece al niño la posibilidad de ser creativo.

ropa sostenible

Comprar ropa para niños

Por supuesto, también tienes que comprar periódicamente cosas para tu hijo, por ejemplo, ropa. Hay que elegir bien la ropa infantil, es conveniente optar por prendas crecederas que sirvan para varias tallas. También hay vestidos, pantalones y chaquetas para niños más grandes que pueden cubrir varias tallas. Los niños que van a la guardería necesitan sobre todo ropa cómoda y resistente que aguante sus aventuras cotidianas y que abrigue en invierno y proteja del exceso de radiación solar en verano. También se pueden adquirir muchas prendas de segunda mano de muy buena calidad. Puedes vender la ropa de niño que ya no usas o guardarla para futuros hermanitos.

Evitar tirar cosas

Merece la pena recorrer la casa con los ojos bien abiertos y contemplar los “productos de desecho” desde la perspectiva de tu hijo. Como ya ocurría cuando era un bebé, muchas veces las cosas más estupendas para jugar siguen siendo objetos de la vida cotidiana. Por ejemplo, ollas y fuentes con las que se puede hacer música. O también podéis salir juntos y recoger piedras y hojas con las que jugar después. Pintar piedras puede ser una actividad muy entretenida.

"Si lo pensamos bien, hay muchos ámbitos en los que podemos vivir de forma más sostenible. Sostenible para nosotros, para nuestros hijos y para el futuro. El consumo consciente comienza por uno mismo – ¿Qué compramos? ¿Qué consumimos? ¿Cómo pasamos el tiempo?"

¿Consumo sostenible – zero waste?

El consumo sostenible empieza por nosotros mismos: ¿Qué clase de ropa compramos? ¿Qué comemos? ¿Qué consumimos? ¿Con qué productos cuidamos nuestra piel? Zero Waste (cero residuos) es el nuevo lema: prescindir todo lo posible de los embalajes y procurar no producir desechos, ir a la compra con una bolsa de tela. Muchos dicen que el estilo de vida sostenible es cuestión de dinero porque los productos sostenibles que promueven el comercio justo y los productos alimenticios de calidad bio son más caros. Pero eso sólo es cierto en parte. Llevados de nuestro consumo acelerado, a menudo gastamos mucho dinero en cosas que en realidad no necesitamos. Así que merece la pena comprar menos, pero de forma más consciente.

comida

Comprar productos locales – comer conscientemente

De vez en cuando podéis ir toda la familia al mercado local, es una experiencia fantástica para los pequeños y tú puedes comprar fruta y verdura fresca directamente a los agricultores. Los niños pasan por muchas fases en las que se vuelven muy tiquismiquis y en las que sólo quieren tomar determinados alimentos. Es una pena tirar la comida. Un consejo para organizar la mesa de forma sostenible con niños pequeños: colocar los diversos alimentos en diferentes fuentes sobre la mesa, así pueden elegir por sí mismos y, a ser posible, servirse también su propio plato. El hacer las cosas uno mismo es una experiencia muy importante para los niños, también a la hora de la comida, y no sólo fomenta su competencia para comer de forma autónoma, sino que además evita situaciones de estrés. Y si organizas así la mesa, luego puedes guardar mejor los diversos componentes del menú que hayan sobrado para aprovecharlos más adelante.