mama y bebe
bebé

Depresión postparto - ¿Qué hacer?

Cambios de humor después del parto

mama y bebe

La vida con el bebé no siempre es de color de rosa ni tan feliz como una se imagina, algunas madres y también algunos padres muestran síntomas de depresión después del parto. Aquí te explicamos cómo puedes detectar y tratar la depresión postparto.

Cambios de humor después del parto

Cerca del 80 por ciento de las madres experimentan cambios de humor y se sienten psíquicamente inestables en los primeros días tras el parto, casi siempre a partir del tercer día. Ese estado, normal en el puerperio, recibe el nombre de “babyblues” y puede durar hasta una semana. Durante ese tiempo, al igual que durante todo el puerperio, las mamás necesitan estar rodeadas de personas especialmente comprensivas y disfrutar de suficiente tranquilidad y apoyo. Los sentimientos, a veces contradictorios, pueden resultar desconcertantes pero no deben preocuparte si no duran demasiado. No obstante, aproximadamente el 15 por ciento de las puérperas ven como esos cambios de humor evolucionan hasta convertirse en una depresión postparto. Ese término designa generalmente las patologías depresivas que surgen durante todo el primer año tras el parto.

mama y bebe

Síntomas de depresión postparto

Son posibles síntomas un agotamiento constante fuera de lo normal, cansancio intenso, agresividad y una gran inseguridad sobre cómo tratar al bebé. También pueden aparecer molestias físicas agudas como dolor de cabeza, dolor de estómago, mareos o alteraciones del sueño. Es importante comprobar los valores sanguíneos tiroideos porque una alteración del funcionamiento del tiroides puede provocar síntomas similares.

Frecuentemente las madres no se atreven a hablar de estos sentimientos porque todo el mundo espera que se sientan alegres con su hijo. Pero eso hace que la situación sea aún más difícil para las mujeres afectadas. En algunos países las madres cumplimentan el cuestionario de la escala Edinburgh tras el parto, en él se registra el estado de ánimo y de salud. La puntuación alcanzada en esa escala puede revelar indicios de la existencia de una depresión postparto.

Pero a veces no resulta tan fácil diagnosticar esta enfermedad. Después del parto las mujeres tienden a “aguantar” se sientan como se sientan. A veces ni siquiera la pareja se da cuenta de cómo está realmente su mujer. A eso hay que añadir que las depresiones – sobre todo después del nacimiento de un bebé – siguen siendo un tema tabú. Pero lo cierto es que se trata de una enfermedad que puede afectar a cualquiera, independientemente de su situación vital. Es cierto que existen algunos factores que favorecen la aparición de la depresión postparto como, por ejemplo, la existencia de enfermedades psíquicas previas. Pero también se puede padecer una depresión postparto sin posibles factores de riesgo o después de haber tenido un buen parto.

¿Hombres y depresión postparto?

Los papás también pueden padecer una depresión postparto. Aproximadamente entre un cuatro y un ocho por ciento de los padres presentan síntomas depresivos tras el parto. Y en ellos suelen ser aún más difíciles de detectar. Es cierto que no tienen que afrontar un reajuste hormonal pero también experimentan el cambio sustancial que supone convertirse en padres junto con todas las experiencias y sobrecargas temporales que eso conlleva.

Reacción del entorno ante una depresión postparto

Las matronas son interlocutoras fundamentales durante el puerperio y también están formadas para detectar los síntomas de una depresión postparto y para ayudar a las puérperas a comenzar una terapia adecuada. Sobre todo es muy importante ofrecer comprensión a la afectada y aligerar las cargas que debe afrontar. Pero precisamente el primero de esos dos factores no siempre está presente. A menudo el entorno ofrece más comprensión ante una pierna rota que ante un trastorno depresivo, a pesar de que la depresión postparto es una verdadera enfermedad. Además de una terapia adecuada, las madres afectadas también necesitan que se las aligere de cargas para poder sanar. La apatía que suele ir asociada a la depresión no es “vaguería” sino un síntoma de ese malestar que hace sufrir mucho a la madre cuando no puede ocuparse de su bebé como realmente desea.

Tratamiento de la depresión postparto

El tratamiento de la depresión postparto debe centrarse en la relación entre madre e hijo. Si es inevitable el ingreso hospitalario debe hacerse en unidades donde ambos estén juntos. La depresión postparto surge en una fase vital especialmente sensible y por eso el equipo de terapeutas debe estar especializado en la materia. Es muy importante respaldar el vínculo madre-hijo, hay que intensificarlo y consolidarlo. Facilita el proceso de curación el que la mujer afectada sienta que es una madre plenamente competente para su pequeño. Si se sigue una terapia de consultas ambulantes también hay que poner el foco en el vínculo con el hijo porque precisamente puede ser que la falta de sentimiento amoroso hacia el niño esté perjudicando a la madre. Ésta sufre porque se siente fracasada y culpable y eso puede intensificar aún más los síntomas depresivos. En ocasiones también resulta indicada una terapia medicamentosa, existen medicamentos compatibles con la lactancia. Siempre hay que sopesar individualmente con el médico o el terapeuta cuál es el tratamiento adecuado y cuánto tiempo debe durar.

"Si notas que tienes posibles síntomas de depresión postparto o tu pareja o la matrona que te asiste te dicen que tienen esa sospecha, es importante que recibas ayuda competente enseguida. Tu entorno puede apoyarte sobre todo mostrando una actitud comprensiva y aligerando las cargas que tienes que afrontar."

Ayuda y apoyo en caso de babyblues y depresión postparto

Sentirse aceptada y apoyada de forma positiva ayuda a la mujer afectada. También facilita la curación la disminución de las cargas que la madre ha de afrontar y recibir apoyo para cuidar del bebé y de los demás hermanos y ayuda para las tareas del hogar.

También contribuye al proceso de curación el intercambio de impresiones con otras mujeres afectadas. Ver y oír que de hecho cualquier mujer puede padecer algo parecido suele proporcionar un gran alivio y también puede conseguir que disminuyan los posibles sentimientos de culpa. El pronóstico de curación completa de la depresión postparto es realmente bueno. Cuanto antes reciban ayuda y apoyo los padres que se encuentran en esa situación más rápidamente podrán superar la crisis. Si eres pareja o íntimo allegado de la mujer afectada debes estar a su lado y brindarle tu apoyo sin aleccionarla ni esperar nada.